miércoles, 12 de octubre de 2016

El frío es sexy

Llegó el cuarto el otoño en Trondheim. Amanece el día a bajo cero y va subiendo hasta llegar a unos ocho o nueve grados. Hermoso el fulgor de la mañana. Indescriptibles los colores con los que obsequia a Trondheim la luz del sol.

Las manos se me quedan frías mientras pedaleo con fruición en mi bicicleta, o voy de excursión por el bosque. Llegó la hora de rescatar mis guantes. Los jerseys y calcetines calentitos. Mis zapatos peludos. Confieso que me encanta la lana. A propósito del frío, esto es algo en lo que cambiado. Y me gusta. 

El mes pasado fui con unas amigas a ver la última peli de Bridget Jones. Hay algunos flashback a las otras dos películas de la saga. En la primera (2001), había una escena muy cómica en que uno de las protagonistas lucía un jersey con un reno.  Hoy sigo creyendo que es divertida, pero cuando veo el jersey, tan abrigado y estampado, no puedo evitar pensar el frío es sexy. Así, tal cual suena. Por muchos motivos.



Los colores marrón, rojo y amarillo de las hojas se entremezclan con tonos verdosos, que ya tienen los días contados. Algunas plantas se esconden, tímidas, bajo la escarcha. Y yo me hago un recordatorio mental: en dos o tres semanas voy a necesitar clavos para los zapatos. De hecho ayer ya tuve mi primera patinada en la calle. Muy artística, jeje.


Este año, ante la expectación del pequeño, he aprendido a encender el horno de leña de casa. Observa muy atento toda la maniobra. E incluso me jalea. Para comérselo.

Me gusta el tacto rugoso de los troncos. Me divierte arrancar la corteza y algunas astillas para que el fuego prenda. Hacer bolas pequeñas con periódicos viejos me hace sentir como una niña. Luego los troncos empiezan a arder.  Siento mis mejillas enrojecerse y ese olor tan delicioso a leña. 


A veces me  siento en el sofá y descanso. O leo un libro.  Bailo. Hago ejercicios de gimnasia con Youtube. Y otras también me da por hacer muffins y pasteles. Las temperaturas invitan a preparar cosas diferentes. Hace pocos días comí mi primera fondue del año. Se me hace la boca agua de pensar en ella de nuevo. Fue muy koselig prepararla y degustarla con un buen vinito (un día es un día)

En septiembre tuve ocasión de ir a coger setas con el centro de voluntarios y dos expertas. Nivel básico, pero suficiente para mí. Hasta entonamos una canción sobre champiñones en medio del campo. Muy kumbayá y bonito.



Luego hicimos una degustación de setas en plena naturaleza junto al fiordo de Malvik. Aceite, sal, y al buche. Delicioso. Clicad aquí si queréis ver mas fotos.




Algo que me gusta de Noruega es que el tiempo no es un inconveniente para hacer planes. Por ejemplo, el domingo fuimos de tur los chicos y yo con otra mamá del barrio y sus hijos.

Estuvimos hablando, bebiendo un poco de café (no soy fan, pero aquí beben mucho y es educado aceptarlo) y pasándolo bien, mientras los chicos correteaban. Afilamos algunas ramas para poder sujetar las salchichas en la hoguera. Comimos frankfurts y nubes dulces alrededor del fuego. Un vicio.


Por otro lado, he empezado a salir algunas veces de tur por las noches. Me compré una linterna para la cabeza. Es muy emocionante. La noche cerrada. Las estrellas. El crujir de las ramas sin saber exactamente por donde vas. Observar la ciudad desde las alturas. Y pasear en esa aura de misterio que sólo la oscuridad sabe brindar. 


Esta semana los chicos tienen fiesta algunos días e iremos a ver una exposición sobre las Svalbard. Hemos de ir con linterna al museo. Será divertido.

Hasta la próxima

 

14 comentarios:

  1. Suena genial!
    La verdad que yo acá echo de menos un poco más de conexión con la naturaleza, que parece que nunca hay tiempo para la vida slow. Aunque demasiada creo que me aburriría.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Piruli. A mí la naturaleza me gusta mucho y me he acostumbrado a vivir junto a ella. Me da mucha paz :-) Saludos.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. ¡Qué bien que te pasaste por aquí, Monica! Abrazos.

      Eliminar
  3. Hola guapa

    sóC una catalana què et faràs creus; però per casualitat aquesta matinada no tenia són. ..i me quedat absorta llegint el teu blog.l he trobat al Facebook en un diàleg sobre la cultura de l'educació.

    M ha encantat la vida com l expliques i l'experiència què vius lluny de Barcelona. Jo soc de Barcelona. ...

    bé, un petó i fins aviat.
    Portes temps aquí....com tu jo sóc advocada i pianista.
    i m'agrada escriure. Creus què algun dia tornareu? o ja t has acostumat i no canviaries per res Noruega?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies pel teu missatge, Montse. M'agrada viure a Noruega i la seva filosofia de vida. La cultura i la llengua són encisadores. I reconec que la natura i com es viu la natura a Noruega m'ha robat el cor. M'encanta saber que totes dues tenim en comú moltes coses, tot i que ara el tema de l'advocacia no el puc exercir de la mateixa manera que a Barcelona. Al principi el tema feina va ser un xoc. Laboralment, en el meu cas, no tot són flors i violes, i tinc els meus moments complicats. Però tot això m'ha permès sortir de la meva zona de comfort, conèixer gent amb diferents vides, i fer coses que mai hauria imaginat :-). PS: No sabria que dir-te sobre el futur. De moment estic aprenent a viure el present. Anem parlant!

      Eliminar
  4. ¡Qué lindo que hayas visto la nueva película de Bridget! Yo soy muy fan de la saga, ya en estos días la veré :P
    Me encantaron tus actividades otoñales y tenés toda la razón: El frío es muy sexy (o yo, por lo menos me siento así con mis medias de lana, jeje) ;)
    Muchos cariños, Lidia ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me dirás si te gusta la peli :-) Calentitas y sexys las medias de lana. Totalmente de acuerdo contigo :-P Muchos cariños, Aymará.

      Eliminar
  5. Ains no se como llegué a ti, pero ya me quedo. Me he enganchado y me he leído varias entradas seguidas y he sentido mucha conexión, algunas lágrimas he soltado y todo, que bien transmites las emociones...Quizás es por que he vivido en Barcelona tres años hace ya bastante tiempo y por que Escandinavia es uno de mis viajes soñados, pero no a las capitales, no. Yo quiero ver esa naturaleza cuidada y de la que se puede disfrutar sin reservas por que la gente la cuida, quiero ver una aurora boreal, quiero sentir eso que tu describes en tantos posts!! y por supuesto, mi gran sueño; ir a la ponía!!!

    Y en cuanto al post, te diré que estoy totalmente de acuerdo, el otoño y el invierno favorece mucho. Estamos mucho más guapos con el atrezzo invernal que con el veraniego!! Una fan de los chicos con bufanda, gorra y botas de montaña!!!

    Muchos besos y hasta el próximo post!!

    Bicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola :-) Me alegro que te haya gustado la entrada y sobretodo que decidas quedarte en mi blog. Gracias por las cosas bonitas que dices. Eso impulsa a una a seguir escribiendo :-) Espero que pronto puedas ver tus sueños hechos realidad. Abrazos y bicos.

      Eliminar
  6. ¡Qué bonita entrada y cuantos recuerdos...!
    Casi me da hjemlengsel :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si te pasas por Trondheim y nos vamos de tur, Toril. Abrazos :-)

      Eliminar
  7. Tus escritos,espectaculares como siempre. Tu forma de escribir y describir nos teletransportan a Trondheim....una ciudad preciosa y espectacular. Lastima no haber coincidido cuando estuvimos por allí.
    Gracias por tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada :-) Gracias a ti por leerme. Ahora ando un poco liada y escribo menos, pero es por buenas razones. Trondheim es una ciudad muy bonita, aunque ahora llevamos 48 horas de lluvia intermitente y deseando que pare :-D

      Eliminar